Reseña Pablo LLanos

Si te dijeran que tu próxima lectura te va a cambiar la vida, de una forma que no puedes
anticipar, ¿abrirías esa novela?
¿Y si te lo dijeran de tus próximas vacaciones? ¿Las emprenderías?
Nuestras creencias, principios o juicios dependen en buena medida de lo que hemos vivido,
de las personas con quienes hemos compartido nuestra vida y, también, de lo que hemos
leído. Supongo que por esta razón, a menudo, se equipara la lectura de novelas con la
realización de un viaje.
«Arena Negra» (Ed. Cuadranta, 2023) es una novela sobre un viaje, sobre unas vacaciones de
una pareja de turistas americanos en Bali. Paul, surfista experto, viaja con Natasha, su mujer.
Allí sus vidas se cruzan con las de Putra, el chofer a quien contratan para acompañarles en el
viaje, quien irá acompañado de Angya, su hijo menor.
A lo largo de los días de viaje se gestará una camaradería que irá más allá del acuerdo
comercial, generando conflictos internos en ambas familias y logrando que cada uno se
cuestione sus criterios y prejuicios. El viaje depara sus propios acontecimientos y los
protagonistas actuarán en consecuencia descubriendo nuevos matices de sí mismos.
La autora de esta novela es Verónica Avilés Calderón, nacida en Caracas que reside en la
actualidad en Barcelona y se viene a sumar al excelente grupo de narradoras latinoamericanas
que desarrollan su actividad literaria en España, como Marian Enríquez, Valeria Correa Fiz,
Maria Fernanda Ampuero o Fernanda García Lao entre otras muchas.
Verónica Avilés pasó varios meses en Bali por razones laborales y allí germinó la semilla de
Arena Negra, su primera publicación editorial tras autopublicar una primera novela hace unos
años. Verónica quiere que quienes lean su novela se plantee las preguntas que inician este
artículo y si las respuestas serían las mismas antes y después de la lectura.
A Verónica le ha gustado inventar historias desde niña. Recibió clases de escritura creativa,
relato, poesía y novela en escuelas independientes con autores de la talla de Eloy Tizón o
Elvira Navarro, algo que se nota en el pulso narrativo de una novela trepidante gracias a su
técnica. Los diálogos bien trenzados y las tramas superpuestas hacen de “Arena negra” una
novela para leer con el pie en el acelerador.
Como los viajeros, que comparten vuelo pero se asombran solos, los lectores de “Arena
Negra” notarán tras la lectura un sutil cambio en su manera de mirar las cosas. ¿Acaso no es
este el objetivo de un viaje y una novela?

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s